miércoles, 11 de marzo de 2015

Dancing Cams

Imagino que a cualquiera que le guste el cine y le guste dirigir se fija, y disfruta, de los movimientos de cámara. 

Como en todo en la vida hay que usarlos cuando son precisos y no para mayor gloria del director, aunque siempre son mérito del equipo de fotografía en la ejecución, claro está.

A mí me gustan. Me gustan cuando se perciben pero no molestan, cuando acompañan a la acción y bueno, lo admito, a veces también me gustan los que son un poco más artificiosos. 

Aquí os iré dejando algunos que me llamaron la atención en el mismo momento en los que los vi en el cine. A ver que os parecen:

Minority Report, del oh gran mago del cine Steven Spielberg.



Imagino que se encontró en la tesitura de "animar" una simple conversación frente a una mesa, en un gran despacho, eso sí. La cámara re-encuadra y baila con los personajes pero siempre para llegar al encuadre perfecto. Spielberg hace moverse mucho al joven protagonista de la escena, que es verdad que puede estar algo nervioso, pero el director indica precisos movimientos que convierten a la cámara en una inquieta compañera de baile. 

Lástima ese pequeño corte cerca del final, no sé si planificado (seguramente sí) o irremediable por la pérdida de material intermedio por la complejidad del movimiento de grúa. 

El último giro de la cámara, aunque parezca forzado y pueda resultar artificioso, está milimétricamente calculado para dar una inercia especial al joven fiscal en su salida del despacho. 



Vamos con El Infierno del Odio o como dirían por la tierra de Kurosawa, Tengoku to Jigoku.

De esta enorme película os dejo uno de los planos secuencia más llamativos. Una clase magistral de como mover la cámara en un salón o pequeño recinto donde intervienen varios personajes. 2 minutos y medio donde Kurosawa nos da una pequeña lección.

En él, la cámara acompaña al protagonista sutilmente y los personajes entran y salen de plano en un baile perfectamente ensayado, para componer los cuadros dramáticos más adecuados a cada momento.

Sorprende el movimiento final (travelling out) donde aparecen los demás personajes que al haber estado "detrás" de la cámara parecían olvidados y que dan una espacial fuerza a la composición última, donde el protagonista queda "aplastado" por las circunstancias del momento.




Que la disfrutéis.

https://www.youtube.com/watch?v=H8MA1y_SfH4&feature=youtu.be


Iré añadiendo más, espero que os haya gustado el post. 

1 comentario:

  1. Me encanta tu idea,pero no me gustó Minority Report.....

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.